Relato: Ella es Mía (capítulo 3)

martes, 31 de mayo de 2016
Ir a:     Inicio          Capítulo 2          "Ella es Mía"

<------------------------->
MÍA
Me vestí, desayuné y salí. Teníamos… Tenía la nevera que daba pena de lo vacía que estaba. Me pasé por el supermercado. Sobre la marcha, decidí que a partir de ahora me traerían la compra a casa, pasaba de tener que cargar con todo sola. Quizá se me debería haber ocurrido que necesitaría la mitad de lo que comprábamos para dos.
Recibí un mensaje de Javier. No tener que cargar con la compra me permitía poder hacer lo que me diera la gana sin tener que preocuparme de los congelados y fríos que dejaba en el coche. Así que quedé con él para tomar un café. Bueno, eso de tomar un café era un decir, porque no me gusta el café. Siempre me ha sonado como muy maduro lo de “tomar un café”.
Lo que más me gustaba de estar con Javier es que, a pesar de que no éramos amigos de toda la vida, teníamos tal conexión que no hacía falta decirnos nada. Creo que sólo con verme supo que se había ido y, que esta vez era para no volver. Tampoco me preguntó, sabía que si yo no hablaba de un tema era porque no me apetecía, así que hablamos del trabajo (algo que no nos dio para mucho, ya que los dos teníamos una vida laboral bastante monótona), de los amigos (reconozcamos que todos criticamos a nuestros amigos en algún momento u otro, no me siento mal por ello), y me confesó que tenía un nuevo rollo con una chica casada. El tema nos llevó bastante rato. Javier estaba muy lejos de sentar la cabeza pero, lo de ser “el otro” era nuevo. Parecía no gustarle mucho la idea pero decía que el sexo con ella se lo compensaba.
Antes de despedirnos, solo le dije que estaba bien. Él me abrazó y no hizo falta decir más.
Me presenté en casa de mis padres a comer. No tenía ganas de cocinar y la comida de mi madre siempre era la mejor opción. Tampoco quería estar sola, seguro que mi madre empezaría a explicarme historias y cotilleos, así me entretendría.
— Hija, ¿no me podrías llamar antes?. Que algún día llegarás y no tendré comida para todos.
— Hoy vengo sola…
Empecé a llorar. Llorar. Llorar. Mi madre siempre ha sido mi refugio, con ella siempre me sentía segura y en calma. La mujer se quedó petrificada, pobre. Tardó unos segundos en reaccionar, entonces, se me acercó.
— Pero, ¿qué te pasa?
Al ver que no podía decir ni una palabra, solo intentaba tranquilizarme. Creo que empecé a ser consciente de que a partir de entonces, iría sola… estaría sola… estaría sin Ella.
— Se ha ido. Ella se ha ido.
— ¿Qué ha pasado? Pero, ¿para siempre? Mujer, seguro que es una crisis. Todas las parejas las hemos pasado y luego queda en nada.
— No. Ya no volverá. Esto viene desde hace tiempo.
A mi madre evitaba explicarle mis problemas. No porque no fuera a apoyarme, que siempre lo hacía, pero no quería que se preocupara, que me preguntara constantemente (a pesar de haberme parido, no conocía mi mirada como Javier, o directamente pasaba, y siempre quería hablar). Así que a la mujer, la noticia le pilló por sorpresa.
Se sentó a mi lado y me abrazó. Creo que ella la quería casi tanto como yo. A pesar de ser una mujer de una época en la que no se veía el amor de otra manera, mi madre siempre había sido una romántica. Cuando le expliqué por qué nos habíamos separado no lo entendió.
— Es que no lo entiendo. Si os queréis, ¿por qué os separáis? El amor es lo más importante que podemos tener en esta vida, todo lo demás…lo demás se queda en nada.
Me hizo pensar. Creía que tenía razón. Seguro que nos merecería la pena dejar lo que fuera por seguir juntas. Porque el amor es suficiente, porque tenernos la una a la otra nos compensaría cualquier sacrificio, porque… Pero, ¿quién sacrificaría qué? En seguida volví a la realidad. En la vida tenemos muchos amores y nosotras sentíamos amor por nuestros proyectos. Era el momento de dejar el nuestro para luchar por los otros, así nunca podríamos echarnos en cara haber dejado algo por la otra.
Me vino bien tener el día libre y no tener que volver a trabajar hasta el lunes. Así pude relajarme en casa de mis padres y luego…no sabía lo que haría con mi vida.
Poco me duró la calma en casa. Javier sabía que aún no estaba preparada para hablar pero no iba dejar que me deprimiera sola en casa. Me había hecho planes para todo el fin de semana. Supongo que su nueva amiga tendría planes con el marido y no tendría mucho tiempo para él.
Cuando llegué al bar en el que habíamos quedado y vi a todo el grupo de amigos, me dieron ganar de volver por donde había venido. ¿Es que me había preparado una intervención grupal o qué? Pero me armé de valor y me senté en la mesa. Todos habían aprendido bien la lección y no hubo preguntas incómodas ni miradas compasivas. Me alegré de tener tan buenos amigos. Nos divertimos, aunque en más de una ocasión pensé en que debía estar haciendo Ella.
Después fuimos a tomar algo a un bar y me fijé en la cantidad de personas que estaban ligando, o intentándolo, y me entró mucha pereza. Volvía a estar en ese punto. Para nada era una prioridad en mi vida, nunca he creído en el “un clavo quita a otro clavo”, quizá te lo clave más adentro. Pero mientras los demás hablaban, me dio por pensar en ello. No era mucho de lanzarme a conocer a la gente, más bien siempre esperaba a que me hablaran, así me había ido, que hasta que conocí a Ella sólo había estado con otra chica, y porque una amiga común nos había hecho de Celestina. ¿Qué habría hecho esa chica con su vida? No la había vuelto a ver, había perdido el contacto también con la amiga común. No sé por qué sentí curiosidad por saber cómo le había ido.
Hacía muchísimo tiempo que no me quedaba tan absorta en mis pensamientos en un bar lleno de gente y con la música acosándome el tímpano. Me volvieron a la realidad, esa realidad en la que no me acordaba de mi primera chica, pero sí me acordaba de la última. La que me dolía el alma cada vez que la pensaba.
La cama aún olía a ella. Que noche más larga me esperaba.
Me despertó el móvil.
— ¿Sí?
— ¿Estás despierta? Estoy camino a tu casa. Paula y María ya nos están esperando.
— ¿Qué dices? Yo aún estoy en la cama. Me dijisteis a partir de las once.
— ¿Y qué hora te crees que es? Son las once y cuarto. ¡Espabila!
Empezar así el día me vino bien para no pensar en la noche que había pasado. No sé si alguna vez me había preparado tan rápido. Sí, aquella vez que Ella y yo… ¡No!  Aún no estaba preparada para los recuerdos.
— ¡Un día de compras! ¿En serio? ¿Cómo sois tan tópicos?
— La otra opción es que hablemos del tema, y parece que no estás mucho por la labor.
— Las compras están bien.
Y tuvimos nuestro día de compras. Los cuatro todo el día de una tienda a otra, estaba agotada. Así que por la noche me pillaron con la guardia baja y hablamos de la ruptura. La verdad es que tenía los mejores amigos y los que mejor me conocían. Estaban siempre. Los tres habían pasado por sus historias, me ofrecieron su punto de vista, por supuesto, consejos de esos que luego nadie se aplica en su propia vida y, esa frase que tiene un efecto milagroso que cuando te la dicen todo vuelve a tener sentido: el tiempo todo lo cura. ¡Qué rabia de frase! Con experiencia sabemos que no es verdad. El tiempo no lo cura todo. Hay cosas que sí, hay otras que te las parchea, te las nubla, te las manipula e, incluso, las esconde por un período hasta que un día te las escupe de vuelta, sin más.
A pesar del fin de semana tan típico y tópico que me habían preparado (sólo nos faltó el helado de litro y la película dramática para completar), sabía que lo habían hecho con la mejor intención. Les quería.  
***
Pasé la semana mejor de lo que pensaba. El trabajo ocupaba mi mente durante el día y luego, entre mi madre y Paula, se habían encargado de mantenerme entretenida por las tardes. Lo peor era volver a casa y que no me esperase nadie. Pensé que adoptar un cachorro me haría bien. Empezaría a formar mi familia, nos haríamos compañía y nos cuidaríamos.
¡Para que se me ocurrió comentar lo del cachorro a mi madre! Ese mismo sábado me llevó a la perrera para adoptar a mi nuevo amigo, o como le decía mi madre, mi nuevo amor.
— ¡Mira, Mía! ¡Mira qué bonito es éste!
— Mamá, éste parece muy nervioso. Yo quiero uno tranquilito. Además, prefiero una hembra.
— ¡Aish! ¡Ésta! ¡Mira ésta! Pero qué bonita.
Estaba más emocionada que un niño en una fábrica de chocolate. Todos le parecían preciosos, todas perfectas para mí. No me ayudaba mucho, la verdad.
— ¿Qué tal ésta, mamá?
Había una cachorrita en una manada que tenía un par de meses. Nada más verme ya se acercó a la puerta a saludarme. Sentí que era una señal. Y nos fuimos a casa con la pequeña Grey, como homenaje a mi queridísima Lexie (de todos los personajes de la serie, fue mi debilidad).
Mi madre se vino a casa, como si de un bebé se tratase. Me ayudó a instalarla, me dio instrucciones de lo que podía necesitar, de cómo debía hacer, a pesar de que ella nunca había tenido un perro, por no tener, ni un canario había tenido. No quería saber el día que me presentase con un cachorro humano.
La vuelta a casa después del trabajo, con Grey en casa, era más fácil. Y entre mi nuevo amor y el trabajo, me quedaba poco tiempo para pensar en mi antiguo amor y lo agradecía.
Las pocas veces que me había permitido pensar en Ella en esas dos semanas, me preguntaba si algún día se me pasaría, o si mi madre llevaba razón y habíamos cometido el mayor error de nuestras vidas.
Domingo y me volvía a despertar el teléfono.
— ¿Sí?
— ¡Hola! Soy Marc. ¿Qué tal?
— ¿Marc? ¡Marc! Bien. ¿Qué tal tú? ¿Pasa algo?
— Bien. No, es que Ella me dijo que había dejado algunas cosas en tu casa y que si podía recogerlas. Pensé que lo mejor era que dejase pasar unos días, antes de…
— Ah… sí… claro… Pásate cuando quieras.
— ¿Esta tarde?
— Perfecto. Hasta luego.
— ¡Un beso!
No era la mejor manera de empezar el día.
Dediqué la mañana a recoger las cosas de Ella que quedaban por ahí. Me puse la música fortísima para que no me dejase pensar. Pensaba que la situación me entristecería, empezaría a llorar. Pero no. Cogí inercia desde no sé qué rincón de mí y ahí estaba embolsando pedazos de mi pasado como si nada. Lo puse todo en un par de bolsas grandes y las dejé al lado de la puerta. A la pequeña Grey no le gustó mucho la idea de las bolsas y se puso nerviosa. Igual me estaba queriendo decir algo, no la entendí, o no la quise entender.
— ¡Hola, Marc! Pasa. ¿Cómo estás?
— Bien. Todo bien. ¿Y tú?
Estuvimos hablando un rato. Nos pusimos al día y le di las bolsas. Siempre me había parecido un chico estupendo además, era muy guapo, se parecía mucho a Ella. Tenían una relación muy peculiar, se podían estar tirando los trastos a la cabeza, que echándose piropos. Pero lo que más me gustaba es que siempre estaban para apoyarse. Desde que no estaba su madre solo estaban ellos.
— Bueno... pues si algún día quieres salir a tomar algo, llámame.
— Claro. Te llamaré.
— Adiós.
— Adiós.
Y le llamé.

<------------------------->

Ir a:     Inicio          Capítulo 2             "Ella es Mía"          Capítulo 4

@MamaoMami

Estar enamorado es...

lunes, 30 de mayo de 2016
Cuando nos enamoramos, nos empeñamos en que si esa persona nos pide la luna, trataremos de darle la luna. Que si nos pide una estrella, le regalaremos la más hermosa de ellas y le pondremos su nombre. Que si la tierra es poco, le haremos volar. Que si tiene frío pasaremos frío por él/ella, porque le daremos nuestro abrigo.

Pero yo no quiero nada de eso para mí. Eso no es estar enamorado. Estar enamorado no es dar hasta lo que no tienes. Estar enamorado es dar lo mejor de ti, dar eso que solo das a una persona especial y a nadie más. Por eso,  yo no pido la luna, solo pido que la contemple a mi lado. No pido que me regale una estrella, pido que cuente conmigo cada una de ellas. Que si la tierra es insuficiente, no te pido que me hagas volar, te pido que estés a mi lado y hagas de la tierra el lugar más especial; que me mires sin abrir la boca, y tus ojos me lo digan todo. Que si tengo frío, no quiero que te quites la chaqueta y me la des para pasar tú, frío en mi lugar. Solo abrázame y que sigan mis pelos de punta, pero que no sean por el frío.

Porque es eso. Estar enamorado es dar lo que tú llevas dentro. No es ser un materialista y dar cosas que cualquiera podría darte. Es dar esas cosas que solo se pueden dar a esa persona especial, y que con ellas esa persona consigue sentirse especial.
Muchas veces, ni siquiera es necesario tocar o estar a milímetros de la otra persona para sentirse así. Eso, sí es estar enamorado.

Escrito por @srtadesquiciada

Película: "El viaje de Arlo

domingo, 29 de mayo de 2016
Director: Peter Sohn 
Reparto: Frances McDormandRaymond OchoaJeffrey WrightSteve ZahnAJ BuckleyAnna PaquinSam Elliott,Marcus ScribnerJack Bright 
Género: Animación, comedia
Duración: 100 min.
Sinopsis: 'El Viaje de Arlo' se hace la siguiente pregunta: ¿Qué hubiera pasado si el asteroide que cambió para siempre la vida en la Tierra hubiera esquivado el planeta y los dinosaurios gigantes no se hubieran extinguido nunca? Pixar Animation Studios te lleva en un viaje épico al mundo de los dinosaurios donde un Apatosaurus llamado Arlo se hace amigo de un humano, aunque resulte asombroso. Mientras viaja por un paisaje desolado y misterioso, Arlo aprende a enfrentarse a sus temores y descubre de lo que es capaz.


Comentarios:
¿Qué os puedo decir de esta película siendo de Walt Disney y de Pixar? Pues, que está genial y muy divertida.

La historia en sí ya llega a ser original, puesto que la mascota es el niño y no el dinosaurio. Con Arlo que es un miedica, hasta límites insospechados y, el niño humano que le saca de muchos apuros, se forma la pareja perfecta para pasar una tarde divertidísima en familia.

Sinceramente, el niño mascota es todo un personaje y me reí muchísimo con él. ¿Qué soy infantil? Pues lo seré pero, las películas de dibujos animados, me apasionan.

La animación, realizada por Pixar, está muy bien conseguida, como todas sus películas y, el sello de Disney, pues se nota en cada uno de los personajes.

Os puedo asegurar, que más de una risa os sacará Arlo y su compañero de viaje. Os la recomiendo y, si tenéis hijos, muchísimo más.

Escrito por Arwenundomiel

Receta: Crepes crujientes con chocolate

sábado, 28 de mayo de 2016

Ingredientes:
2 huevos
100 gramos de harina
1 vasito de leche desnatada
50 gramos (2 barritas) de chocolate para postres
2 cucharaditas de margarina light

Para hacer el relleno:
4 Bolas de helados de vainilla
50 gramos de nueces peladas
Cucharadas de miel
Cucharadas de margarina light

Preparación:
1.- Mezclamos la harina con los huevos, la leche y la mitad de margarina fundida hasta obtener una crema fina. A continuación le añadimos el chocolate rallado y lo dejamos reposar en la nevera unos 30 minutos aproximadamente.

2.- En una sartén fundimos una cucharadita de margarina y, una vez derretida, le agregamos dos o tres cucharadas de la pasta que ya hemos preparado, procurando que cubra enteramente el fondo de la sartén y doramos el crepe por ambos lados. Podemos seguir preparando el resto de los crepes de la misma forma.

3.- Para hacer el relleno, ponemos la miel en un cacito con la margarina y la calentamos a fuego suave hasta que la veamos fundida. Vertemos la pasta conseguida sobre cada crepe y a continuación le repartimos las nueces. Las podemos doblar en cuatro y servirlas inmediatamente con una bola de helado.

4.- Muy interesante: Si queremos fundir el chocolate en el microondas, que no salpique y, que quede bien, tenemos que hacer los siguiente: ponemos los trozos de chocolate en un bol apto para microondas y lo cocinamos al 50% de potencia. A cada 30 segundo debemos de pararlo, abrir el microondas y remover el chocolate. Cuando lo veamos que ya esté casi fundido, reducimos los intervalos a 10 segundos (lo miramos cada 10 segundo). 

Estreno en cartelera 27-Mayo-16

jueves, 26 de mayo de 2016
Alicia a través del espejo
Director: James Bobin 
Reparto: Johnny DeppAnne HathawayMia WasikowskaRhys IfansHelena Bonham CarterSacha Baron CohenAlan RickmanStephen FryMichael SheenTimothy Spall 
Género: Aventuras, animación, fantasía
Duración: 108 min.
Sinopsis: Alice Kingsleigh (Wasikowska) ha pasado los últimos años siguiendo los pasos de su padre y navegando en alta mar. A su regreso a Londres, atraviesa un espejo mágico y regresa al reino fantástico del Submundo con sus amigos el Conejo Blanco (Sheen), Absolem (Rickman), el Gato de Cheshire (Fry) y el Sombrerero Loco (Depp), que no es él mismo. El Sombrerero ha perdido su Muchosidad, por lo que Mirana (Hathaway) envía a Alice a pedir prestada la Cronosfera, un globo metálico dentro de la cámara del Gran Reloj que alimenta todos los tiempos. Al volver al pasado, se cruza con amigos -y enemigos- en diferentes momentos de sus vidas, y se embarca en una carrera peligrosa para salvar al Sombrerero antes de que acabe el tiempo.

El país del miedo
Director: Francisco Espada 
Reparto: José Luis García-PérezCristina PlazasEduardo VelascoMarina Recio,Moisés OrtegaOlga LozanoKiti MánverMaría Luisa BorruelEsteban G. Ballesteros,Cristina AlarcónJosé Antonio LucíaMaite VallecilloHicham MalayoJuan Pedro López 
Género: Thriller, drama
Duración: 102 min.
Sinopsis: La tranquila vida de Carlos, un hombre pacífico, se ve alterada cuando Marta, una niña de 13 años, se cruza en su camino y comienza a extorsionarle. Incapaz de defenderse, se ve envuelto en una espiral de situaciones angustiosas que le llevan a una respuesta desproporcionada. El país del miedo indaga en el origen de nuestros temores como una fuente de dominación que nos obliga a aceptar formas abusivas de protección.

Lobo
Director: Naji Abu Nowar 
Reparto: Jacir Eid Al-HwietatHussein Salameh Al-SweilhiyeenHassan Mutlag Al-MaraiyehJack Fox 
Género: Aventura, drama, thriller
Duración: 100 min.
Sinopsis: Mientras la guerra se desata en el Imperio Otomano, Hussein educa a Lobo, su hermano casi adolescente, en una comunidad beduina tradicional y aislada.
Una noche, la tranquila existencia de ambos se verá interrumpida por la llegada de un oficial del Ejército Británico y su guía Marjie, quienes le piden a Hussein que los guíe en un viaje misterioso hasta un pozo de agua en la vieja ruta de los peregrinos. Hussein no puede negarse por temor a deshonrar la memoria del padre de ambos, el jefe de la tribu, recientemente fallecido.
El grupo parte y Lobo decide seguirlos. Pronto se verán enfrentados a las inclemencias del solitario viaje, acosados por bandidos y revolucionarios.

¿Qué invadimos ahora?
Director: Michael Moore 
Reparto: Michael MooreTim WalkerKrista Kiuru 
Género: Documental
Duración: 110 min.
Sinopsis: Sátira en la que Moore se embarca en una "invasión" por Europa para encontrar soluciones que se puedan aplicar a los problemas internos de Estados Unidos.





Un doctor en la campiña
Director: Thomas Lilti 
Reparto: François CluzetMarianne DenicourtChristophe OdentPatrick DescampsGuy FaucherMargaux FabreJulien LucasYohann GoetzmannJosée LaprunPhilippe BertinGéraldine SchitterIsabelle SadoyanFélix MoatiSylvie LachatRégis Iacono 
Género: Comedia, drama
Duración: 102 min.
Sinopsis: Todas las personas que viven en esta zona rural pueden contar con Jean-Pierre, el médico que les ausculta, les cura y les tranquiliza a cualquier hora del día, los siete días de la semana. Enfermo a su vez, acepta la llegada de Nathalie, recién llegada de su trabajo de hospital, para que le ayude. Pero ¿se las arreglará para adaptarse a esta nueva vida y sobre todo a conseguir el reto de sustituir a aquel que se creía irremplazable?

Tres recuerdos de mi juventud
Director: Arnaud Desplechin 
Reparto: Quentin DolmaireLou Roy-LecollinetMathieu AmalricDinara Drukarova,Cécile Garcia-FogelFrançoise LebrunIrina VavilovaOlivier RabourdinElyot Milshtein,Pierre AndrauLily TaiebRaphaël CohenKheifets GregoryClémence Le GallThéo Fernandez 
Género: Drama
Duración: 123 min.
Sinopsis: Cuenta la historia de Paul, un hombre que recuerda su juventud y su primer -y único- amor. Rememora toda su vida centrándose en el difícil carácter de su madre cuando él era pequeño, la estrecha relación que tenía con su hermano Iván, los desencuentros con su padre cuando tenía 16 años, sus estudios en París y su creciente vocación por la antropología. Pero ningún recuerdo es tan fuerte como el de Esther, el amor de su vida.

Magallanes
Director: Salvador del Solar 
Reparto: Damián AlcázarTatiana AstengoJairo CamargoTatiana EspinozaNicolás GalindoFederico LuppiCamila MacLennanChristian MeierBruno OdarGraciela PaolaPaul RamírezMagaly SolierRodrigo SánchezLiliana Trujillo 
Género: Drama, thriller
Duración: 103 min.
Sinopsis: La anodina vida de Magallanes (Damián Alcázar) da un vuelco el día en que Celina (Magaly Solier), una mujer que conoció en los violentos años en que fue soldado del Ejército peruano y luchaba contra Sendero Luminoso, se sube a su taxi en plena calle de Lima. Este inesperado reencuentro tras 25 años con el oscuro pasado que los une impulsará a Magallanes a embarcarse en un arriesgado plan para intentar ayudar a Celina a conseguir dinero, y al tiempo encontrar quizá una forma de redimirse por el pasado.


Casa grande
Director: Fellipe Barbosa 
Reparto: Marcello NovaesSuzana PiresThales CavalcantiClarissa PinheiroMarília CoelhoGentil CordeiroBruna AmayaAlice MeloGeorgiana GóesSandro Rocha,Victor CameloChristian GazzettaLucas MendesRodrigo MazzaLucas Cassano 
Género: Drama
Duración: 115 min.
Sinopsis: Ambientada en el mundo de la élite social de Río de Janeiro, es la historia de un adolescente que lucha por escapar de sus padres sobreprotectores al tiempo que su familia entra en bancarrota.


Arwenundomiel